Obispos católicos en EE.UU. denuncian “creciente desigualdad”

WASHINGTON.- Los obispos católicos en Estados Unidos denunciaron la “creciente discrepancia en los ingresos de los trabajadores”, con una declaración difundida el 14 de agosto en vísperas del Día del Trabajo que se celebra en este país el primer lunes de septiembre.

La declaración fue firmada por el obispo Stephen Blaire, de Stockton, California, quien preside el Comité sobre Justicia Doméstica y Desarrollo Humano de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos.

“Los desequilibrios actuales no son inevitables”, indicó monseñor Blaire. “Exigen audacia en la promoción de una economía justa que reduzca la desigualdad con empleos que paguen un salario suficiente para vivir y comparta con los trabajadores algo de las ganancias de la compañía”.

El obispo sostuvo que a millones de trabajadores “se les niega el honor y respeto como resultado del desempleo, el subempleo, los salarios injustos, el robo de salarios, el abuso y la explotación”.

El “robo de salarios” al cual se refiere la declaración es un problema que afecta especialmente a los inmigrantes indocumentados que consiguen trabajo por el día y, al final de la jornada, no reciben paga. Por su situación de inmigración no tienen a quién recurrir para quejarse.

Añadió que en medio de una recuperación económica modesta, “más de cuatro millones de personas han estado desempleadas durante más de seis meses y eso no incluye a los otros millones que simplemente han perdido la esperanza”.

“Por cada empleo disponible, en muchos casos, hay cinco personas desempleadas y subempleadas que compiten activamente por éste”, apuntó Blaire. “Esta brecha en los empleos impulsa los salarios hacia abajo. La mitad de los empleos en este país pagan menos de 27.000 dólares anuales. Más de 46 millones de personas viven en la pobreza, incluyendo 16 millones de niños”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like