Regreso a la escuela: una gran oportunidad para la prevención

Se nos está acabando el verano, lo cual quiere decir que se le están acabando las vacaciones a nuestros hijos y nietos. Por eso, millones de familias se están preparando para el regreso a la escuela. Aparte de prepararnos para un nuevo año escolar, con nuevas maestras, retos y proyectos, la lista de cosas que tenemos que hacer es larga: comprar ropa, zapatos, loncheras, materiales, y a veces uniformes y libros. Como padres nos podemos sentir como si nos estuviéramos ahogando en preparativos.

Y todos esos preparativos también deberían incluir la salud y la prevención. El comienzo de las clases es una oportunidad perfecta para asegurarte que el cuerpo de tus hijos esté preparado para el año escolar: que estos tengan las vacunas que le tocan y que se hagan su chequeo médico anual.

La mayoría de los distritos escolares del país requieren un certificado de vacunación que indique que el niño tiene todas sus vacunas al día. Esta es una medida preventiva de salud pública muy importante no solo para cada niño o niña, sino también para todas las personas que estén en contacto con él o ella. Gracias a la vacunación universal, hoy día ya no existe el polio en nuestro país, y los casos de sarampión, paperas, y varicelas, enfermedades que antes eran comunes en la niñez y podían causar complicaciones serias, se han reducido enormemente. Y la vacuna relativamente nueva de Papiloma Viral Humano (HPV, por sus siglas en inglés) tiene el potencial de prácticamente eliminar el cáncer cervical en el futuro.

Sin embargo, para proteger aún más la salud de tu hijo, este debe hacerse un chequeo anual preventivo completo. De hecho, para algunas edades solo le tocaría el chequeo: las vacunas no hay que ponérselas todos los años. Pero solo tu doctor u otro proveedor médico te puede decir cuáles son las vacunas apropiadas para tu hijo, según su edad y sus riesgos particulares.

Por suerte, si tienes seguro médico, gracias a la Ley de Cuidado de Salud Asequible, estas vacunas, igual que el chequeo anual, se ofrecen sin costo adicional alguno por ser servicios preventivos. Si no tienes seguro, existen diferentes opciones para recibir vacunas libre de costo o a un costo reducido mediante el Departamento de Salud de tu estado. Si tu familia tiene recursos limitados, tus hijos quizás cualifiquen para recibir seguro estatal bajo el programa federal de Medicaid o el programa federal de seguro de niños (CHIP, por sus siglas en inglés). Estos seguros brindan una variedad de servicios médicos integrales a bajo o cero costo que incluyen mucho más que vacunas. Y si tus hijos no cualifican para esos seguros, existe un programa federal llamado Vacunas para Niños (Vaccines for Children) que provee vacunas para niños sin seguro y tiene un coordinador en cada estado. Para obtener más información sobre estas opciones, contacta al Departamento de Salud de tu estado.

Como padres, sabemos la importancia de asegurarnos de que nuestros hijos aprovechen su educación para poder forjar un futuro lleno de éxitos. Prepararlos para que puedan confrontar sus retos académicos con buena salud y bienestar es una de las mil maneras en que, con mucho amor, cumplimos con nuestra misión.

Sinsi Hernández-Cancio, abogada, analista de políticas de salud, y mamá, tiene casi 20 años de experiencia luchando a favor de la igualdad de los derechos para las mujeres y las familias hispanas, y actualmente es la Directora de Equidad en Salud de Families USA, una organización sin fines de lucro no partidista que aboga por mejorar el acceso a cuidado de la salud de alta calidad para todos.

Envíale tus preguntas directamente a preguntas@familiesusa.org.
Para obtener más información, visita www.cuidadodesalud.gov.

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like